Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Termómetro Digital, LiSmile Termómetro Bebé, con Sonda Flexible, ¨Bi¨Alarma de Terminar, Tres Medida de Temperatura Oral, Rectal o Axila para Bebé, Niños y Adultos
Termómetro Digital, LiSmile Termómetro Bebé, con Sonda Flexible, ¨Bi¨Alarma de Terminar, Tres Medida de Temperatura Oral, Rectal o Axila para Bebé, Niños y Adultos

7.49 €
Recambios Cepillo Oral B Compatible, QLEBAO Oral B Cabezales 16 Cabezales para Oral B 3d White EB18, Precision Clean EB20, Flossaction EB25, CrossAction EB50 Cabezales de Cepillo de Dientes
Recambios Cepillo Oral B Compatible, QLEBAO Oral B Cabezales 16 Cabezales para Oral B 3d White EB18, Precision Clean EB20, Flossaction EB25, CrossAction EB50 Cabezales de Cepillo de Dientes

13.99 €
Prettycos Adultos Disfraz de Monje Verdugo Sacertote Traje Medieval con Cruz Cosplay para Halloween Carnaval
Prettycos Adultos Disfraz de Monje Verdugo Sacertote Traje Medieval con Cruz Cosplay para Halloween Carnaval

20.99 €
LeYi Funda Samsung Galaxy J5 2017 Purpurina Carcasa con HD Protectores de Pantalla, Brillante Liquida Transparente TPU Case Carcasas para Movil Galaxy J5 2017,SM-J530,J5 2017 Duos,J5 Pro 2017 ZX Azul
LeYi Funda Samsung Galaxy J5 2017 Purpurina Carcasa con HD Protectores de Pantalla, Brillante Liquida Transparente TPU Case Carcasas para Movil Galaxy J5 2017,SM-J530,J5 2017 Duos,J5 Pro 2017 ZX Azul

7.87 €
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario
«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». 

Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. 

Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: 
«Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: «Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

Título: ¡De rodillas, Monzón!

Autor: El Gran Wyoming

Fecha de publicación: 2016

Descargas: 552