Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Jeffica Guantes para Mascotas *1 + Súper cepillo de limpieza*1 Removedor de Pelaje de Mascota para el Perros y Gatos
Jeffica Guantes para Mascotas *1 + Súper cepillo de limpieza*1 Removedor de Pelaje de Mascota para el Perros y Gatos

16.99 €
No abras los ojos (Rocabolsillo Bestseller) Tapa blanda
No abras los ojos (Rocabolsillo Bestseller) Tapa blanda
de John Verdon (Autor), Javier Guerrero (Traductor)
9.45 €
Un libro de colorear para adultos: He decidido usar el sarcasmo porque matar es ilegal: Un regalo original antiestrés para colorear
Un libro de colorear para adultos: He decidido usar el sarcasmo porque matar es ilegal: Un regalo original antiestrés para colorear

6.91 €
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars

15.99 €
Participa en el sorteo de un lector de libros electrónicos
¿Te gustaría conseguir un lector de libros electrónicos lleno de libros por 1 euro?
Solo tienes que hacer una donación de 1 euro entre el 15 de mayo de 2018 y el 15 de junio de 2018. O si quieres donar otra cantidad no hay problema, por cada euro de más que nos dones tendrás una participación extra. Todos los donantes entrarán en el sorteo de un lector de e-books con todos los libros de Internet Culture grabados en su interior. ¿Te lo perderás por 1 euro?
Puedes hacerlo con Paypal o con tarjeta. Ayudanos a traer cultura y gana un lector de epubs de última generación.
Si no aparece aquí el botón "START MINING" es que necesitas desactivar tu bloqueador de publicidad (No para todas las webs, solo para internetculture.ovh). Así podrás usar la página sin la pesada publicidad y de paso nos ayudas a conseguir lo que buscas ;-)
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario
«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». 

Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. 

Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: 
«Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: «Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

Título: ¡De rodillas, Monzón!

Autor: El Gran Wyoming

Fecha de publicación: 2016

Descargas: 471