Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
SHAIK® Serie RAZZER Maletas De Viaje TSA CASTILLO 50/80/120 Capacidad De Litros Cubierta Dura Y Flexible Equipaje De Mano Con Ruedas 360⁰ De Rotación (Azul, 3 Piezas)
SHAIK® Serie RAZZER Maletas De Viaje TSA CASTILLO 50/80/120 Capacidad De Litros Cubierta Dura Y Flexible Equipaje De Mano Con Ruedas 360⁰ De Rotación (Azul, 3 Piezas)

119 €
bio3 Diet Solution - 24 sobres monodosis con Svetol (café verde descafeinado), Biotina para controlar il peso de forma natural
bio3 Diet Solution - 24 sobres monodosis con Svetol (café verde descafeinado), Biotina para controlar il peso de forma natural

9.85 €
Jané 050206C01 - Cojines de Jané
Jané 050206C01 - Cojines de Jané

16 €
Compo 1113124011 - Sana Universal DE 10 L
Compo 1113124011 - Sana Universal DE 10 L

4.94 €
Si no aparece aquí el botón "START MINING" es que necesitas desactivar tu bloqueador de publicidad (No para todas las webs, solo para internetculture.ovh). Así podrás usar la página sin la pesada publicidad y de paso nos ayudas a conseguir lo que buscas ;-)
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario
«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». 

Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. 

Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: 
«Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

«Mi educación sentimental, la del chico de la Prospe, está marcada por Jimi Hendrix: americano, ácrata, alucinado y negro. Pa que veas». Vuelve el Gran Wyoming a las librerías por la puerta grande. Hijo de los cincuenta, niño de los sesenta, contestatario y hippy en los setenta, el artista y originalísimo personaje conocido como Gran Wyoming tuvo una infancia que hoy consideraríamos asilvestrada. Los chicos de entonces se pasaban la vida a la intemperie, en la calle o en el prado, más que nada porque en casa molestaban. El pequeño Monzón fue abriendo los ojos a la vida en un reseco pueblo manchego y en el barrio madrileño de Prosperidad, por entonces una especie de reino o república independiente del lejano centro de la capital. Este libro nos recuerda con extraordinaria viveza y mucha pasión cómo era la vida en la larga recta final del franquismo. Una evocación a ratos cruda, a ratos desternillante, donde el autor no esquiva nada, ni siquiera los defectos que, ya de pequeño, le adornaban a él mismo. Un desenfadado fresco de la España de entonces; cuando la gente se santiguaba al pisar la calle, cuando en comisaría, en el cuartelillo o en la parroquia te daban certificados de buena conducta, cuando de sol a sol los campesinos se dejaban la vida en los secanos y los niños, llenos de costras y magulladuras, hacían lo que les daba la gana hasta que volvían a casa, incluso cochinadas que el pequeño Monzón no entendía: «Yo venía de un sitio donde la picha no se enseñaba». Del sórdido colegio de párvulos a la libertad del Ramiro, la recaída en los Agustinos. El Opus, la OJE, la Facultad de Medicina y el antifranquismo. Y, más tarde, el extranjero: Ámsterdam, Irlanda, Londres. Ciudades en las que el sexo y la música eran casi una religión.

Título: ¡De rodillas, Monzón!

Autor: El Gran Wyoming

Fecha de publicación: 2016

Descargas: 517