Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars

15.99 €
Maxell LR6 - Pack de 32 pilas alcalinas AA, color dorado
Maxell LR6 - Pack de 32 pilas alcalinas AA, color dorado

8.5 €
BQ Aquaris M10 Funda, VOVIPO BQ Aquaris M10 Estuches Fundas cubierta de cuero Carcasa para BQ Aquaris M10 Tablet de 10.1
BQ Aquaris M10 Funda, VOVIPO BQ Aquaris M10 Estuches Fundas cubierta de cuero Carcasa para BQ Aquaris M10 Tablet de 10.1

12.25 €
AmazonBasics - Cable adaptador Mini DisplayPort a HDMI (1,8 m)
AmazonBasics - Cable adaptador Mini DisplayPort a HDMI (1,8 m)

11.85 €
Cargando...
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario
Eran tozudos e inteligentes, y los dos muy dispuestos a triunfar en la tarea que tenían por delante: Daniel Hudson Burnham, un arquitecto de prestigio, había recibido el encargo de dirigir la construcción de todos los edificios de la Feria Universal de Chicago, que abriría sus puertas en 1893; Henry H. Holmes era médico, y decidió aplicar sus conocimientos de la manera más cruel. Mientras Burnham levantaba a ritmo endiablado las paredes de unos palacios espectaculares, Holmes erigió su propia mansión al lado mismo del recinto ferial, y en los sótanos de la casa mandó construir unas salas de tortura equipadas con mesas de disección, cámaras de gas y hornos crematorios. Ahí un sinfín de mujeres jóvenes, seducidas por los dulces modales del médico, encontrarían el dolor y la muerte... Lo que parece la trama de una novela de horror fue a finales del siglo XIX una realidad que conmovió a un país entero, y que tuvo como testigos de excepción a hombres tan dispares como Buffalo Bill, Theodore Dreiser y Thomas Edison. Las tribulaciones del arquitecto y el médico, el afán que los empujó cada vez más lejos para triunfar en una ciudad donde los primeros rascacielos asomaban entre el humo del carbón y las madejas de raíles, llegan hasta nosotros gracias al magnífico libro de Larson, un investigador riguroso y un narrador capaz de contar la historia de una locura.

Eran tozudos e inteligentes, y los dos muy dispuestos a triunfar en la tarea que tenían por delante: Daniel Hudson Burnham, un arquitecto de prestigio, había recibido el encargo de dirigir la construcción de todos los edificios de la Feria Universal de Chicago, que abriría sus puertas en 1893; Henry H. Holmes era médico, y decidió aplicar sus conocimientos de la manera más cruel. Mientras Burnham levantaba a ritmo endiablado las paredes de unos palacios espectaculares, Holmes erigió su propia mansión al lado mismo del recinto ferial, y en los sótanos de la casa mandó construir unas salas de tortura equipadas con mesas de disección, cámaras de gas y hornos crematorios. Ahí un sinfín de mujeres jóvenes, seducidas por los dulces modales del médico, encontrarían el dolor y la muerte... Lo que parece la trama de una novela de horror fue a finales del siglo XIX una realidad que conmovió a un país entero, y que tuvo como testigos de excepción a hombres tan dispares como Buffalo Bill, Theodore Dreiser y Thomas Edison. Las tribulaciones del arquitecto y el médico, el afán que los empujó cada vez más lejos para triunfar en una ciudad donde los primeros rascacielos asomaban entre el humo del carbón y las madejas de raíles, llegan hasta nosotros gracias al magnífico libro de Larson, un investigador riguroso y un narrador capaz de contar la historia de una locura.

Título: El diablo en la ciudad blanca

Autor: Erik Larson

Fecha de publicación: 2003

Descargas: 559