Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Etnies Marana Vulc Zapatillas De Skate, de Cuero, para Hombre
Etnies Marana Vulc Zapatillas De Skate, de Cuero, para Hombre

36.7 €
SPC Glow 3G - Tableta de 10.1
SPC Glow 3G - Tableta de 10.1" (Quad Core Cortex A7 1.3 GHz, memoria interna 8 GB, 1 GB de RAM), blanco (Se puede poner SIM para datos, pantalla IPS 1280x800)

69 €
Dodot Protection Plus Activity - Pañales Talla 4 (9-14 kg) - 186 Pañales
Dodot Protection Plus Activity - Pañales Talla 4 (9-14 kg) - 186 Pañales

58.47 €
Termómetro Digital, LiSmile Termómetro Bebé, con Sonda Flexible, ¨Bi¨Alarma de Terminar, Tres Medida de Temperatura Oral, Rectal o Axila para Bebé, Niños y Adultos
Termómetro Digital, LiSmile Termómetro Bebé, con Sonda Flexible, ¨Bi¨Alarma de Terminar, Tres Medida de Temperatura Oral, Rectal o Axila para Bebé, Niños y Adultos

7.49 €
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario
Caroline Reynolds tiene un fantástico apartamento nuevo en San Francisco, una batidora marca KitchenAid, y ningún O (y aquí no estamos hablando de Oprah, amigos). Tiene una carrera de diseño en ascenso, una oficina con vista a la bahía, una receta asesina de pan de calabaza, y nada de O. Tiene a Clive (el mejor gato del mundo), amigos geniales, un grandiosos escote , y cero O.

Añadiendo insultos a su falta de O, desde su mudanza tiene un vecino mujeriego que pasa sus noches azotando la cama contra la pared. Cada gemido, golpe, y -¿fue eso un maullido?- señalan el hecho de que ella no sólo está perdiendo su sueño, ella aún sigue sin tener, sip, lo adivinaron, nada de O.

Caroline Reynolds tiene un fantástico apartamento nuevo en San Francisco, una batidora marca KitchenAid, y ningún O (y aquí no estamos hablando de Oprah, amigos). Tiene una carrera de diseño en ascenso, una oficina con vista a la bahía, una receta asesina de pan de calabaza, y nada de O. Tiene a Clive (el mejor gato del mundo), amigos geniales, un grandiosos escote , y cero O. Añadiendo insultos a su falta de O, desde su mudanza tiene un vecino mujeriego que pasa sus noches azotando la cama contra la pared. Cada gemido, golpe, y -¿fue eso un maullido?- señalan el hecho de que ella no sólo está perdiendo su sueño, ella aún sigue sin tener, sip, lo adivinaron, nada de O.

Título: El seductor (Cocktail 1)

Autor: Alice Clayton

Fecha de publicación: 2013

Descargas: 1695