Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Xiaomi Redmi 6A - Smartphone de 5.45
Xiaomi Redmi 6A - Smartphone de 5.45" (Helio A22, RAM de 2 GB, Memoria de 32 GB, cámara de 13 MP, Android 8.1) Color Negro

97.06 €
Hubsan Dron con cámara HD y Mando a Distancia H501S X4 FPV
Hubsan Dron con cámara HD y Mando a Distancia H501S X4 FPV

119.99 €
IntimaTe WM Heart Racing Silla, Gaming Silla, Silla Ergonómica Silla con Reposacabeza Apoyo y Cojín Lumbar, Cuero Sintético PU, para Los Jugadores de PC Gamer (Verde)
IntimaTe WM Heart Racing Silla, Gaming Silla, Silla Ergonómica Silla con Reposacabeza Apoyo y Cojín Lumbar, Cuero Sintético PU, para Los Jugadores de PC Gamer (Verde)

145.99 €
Xiaomi - Teléfono móvil Redmi 5 Plus 4 / 64 GB, multibanda 20, color negro
Xiaomi - Teléfono móvil Redmi 5 Plus 4 / 64 GB, multibanda 20, color negro

196 €
Suscríbete a Amazon Music
¿Quieres ayudarnos?
Suscríbete a AmazonMusic totalmente gratis por 30 días y nos ayudarás a buscar más contenido para vosotros.
50 Millones de canciones
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario

Su banana (Objetos de atracción 1)

ÉL ES ADICTO AL POTASIO

A mi nuevo jefe le gustan las reglas, pero hay una que nadie se atreve a romper.

Tocarle la banana.

En serio. El tío es un adicto al potasio o algo.

Si nos ponemos tiquismiquis, la verdad es que me la metí en la boca.

Y la mordisqueé… Incluso me la tragué.

Lo sé. Soy una chica mala, malísima.

Y luego lo vi, y te lo creas o no, atragantarte con la banana de un tío no es la mejor manera de causar una buena impresión.

Debería retroceder un poco en el tiempo. Antes de tocar siquiera la banana de un multimillonario, me asignaron mi primer artículo como periodista empresarial. No era el típico artículo de relleno que siempre me endosaban. No iba a entrevistar a un basurero sobre sus rutas preferidas ni a escribir un artículo que contara que recoger las cacas de los perros de los jardines de los demás sería el próximo bombazo.

No. De eso nada, monada.

Era mi gran oportunidad. Por fin podría demostrar que no era un desastre con patas, torpe y balbuceante. Me iba a infiltrar en Galleon Enterprises para investigar las sospechas de corrupción.

Dentro música de James Bond.

Podía hacerlo. Solo tenía que conseguir el puesto de trabajadora en prácticas y bordar la entrevista con Bruce Chamberson.

Lo mismo daba que pareciera una estatua sacada de las fantasías y deseos de cualquier mujer, con ese «no sé qué» que lleva a algunos hombres a cuestionarse su propia sexualidad. Necesitaba el puesto. Nada de accidentes. Nada de desastres. Nada de torpezas. Solo tenía que mantener el tipo durante menos de una hora.

Demos un salto hacia delante para llegar al momento previo a la entrevista y me verás en la sala de descanso, banana en la mano. Una banana que, literalmente, tenía su nombre escrito con un rotulador permanente negro. Al cabo de unos segundos, entró él y me pilló con las manos en la banana. Al cabo de unos segundos más, me contrató.

Ya, lo sé. A mí tampoco me pareció que fuera una buena señal.

ÉL ES ADICTO AL POTASIO A mi nuevo jefe le gustan las reglas, pero hay una que nadie se atreve a romper. Tocarle la banana. En serio. El tío es un adicto al potasio o algo. Si nos ponemos tiquismiquis, la verdad es que me la metí en la boca. Y la mordisqueé… Incluso me la tragué. Lo sé. Soy una chica mala, malísima. Y luego lo vi, y te lo creas o no, atragantarte con la banana de un tío no es la mejor manera de causar una buena impresión. Debería retroceder un poco en el tiempo. Antes de tocar siquiera la banana de un multimillonario, me asignaron mi primer artículo como periodista empresarial. No era el típico artículo de relleno que siempre me endosaban. No iba a entrevistar a un basurero sobre sus rutas preferidas ni a escribir un artículo que contara que recoger las cacas de los perros de los jardines de los demás sería el próximo bombazo. No. De eso nada, monada. Era mi gran oportunidad. Por fin podría demostrar que no era un desastre con patas, torpe y balbuceante. Me iba a infiltrar en Galleon Enterprises para investigar las sospechas de corrupción. Dentro música de James Bond. Podía hacerlo. Solo tenía que conseguir el puesto de trabajadora en prácticas y bordar la entrevista con Bruce Chamberson. Lo mismo daba que pareciera una estatua sacada de las fantasías y deseos de cualquier mujer, con ese «no sé qué» que lleva a algunos hombres a cuestionarse su propia sexualidad. Necesitaba el puesto. Nada de accidentes. Nada de desastres. Nada de torpezas. Solo tenía que mantener el tipo durante menos de una hora. Demos un salto hacia delante para llegar al momento previo a la entrevista y me verás en la sala de descanso, banana en la mano. Una banana que, literalmente, tenía su nombre escrito con un rotulador permanente negro. Al cabo de unos segundos, entró él y me pilló con las manos en la banana. Al cabo de unos segundos más, me contrató. Ya, lo sé. A mí tampoco me pareció que fuera una buena señal.

Título: Su banana (Objetos de atracción 1)

Autor: Penelope Bloom

Fecha de publicación: 2019

Descargas: 4058