Últimas compras en Amazon de los usuarios de Internet Culture
Jeffica Guantes para Mascotas *1 + Súper cepillo de limpieza*1 Removedor de Pelaje de Mascota para el Perros y Gatos
Jeffica Guantes para Mascotas *1 + Súper cepillo de limpieza*1 Removedor de Pelaje de Mascota para el Perros y Gatos

16.99 €
No abras los ojos (Rocabolsillo Bestseller) Tapa blanda
No abras los ojos (Rocabolsillo Bestseller) Tapa blanda
de John Verdon (Autor), Javier Guerrero (Traductor)
9.45 €
Un libro de colorear para adultos: He decidido usar el sarcasmo porque matar es ilegal: Un regalo original antiestrés para colorear
Un libro de colorear para adultos: He decidido usar el sarcasmo porque matar es ilegal: Un regalo original antiestrés para colorear

6.91 €
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars
Lámpara Stormtrooper Wei 3D, 16 cm, Star Wars

15.99 €
Participa en el sorteo de un lector de libros electrónicos
¿Te gustaría conseguir un lector de libros electrónicos lleno de libros por 1 euro?
Solo tienes que hacer una donación de 1 euro entre el 15 de mayo de 2018 y el 15 de junio de 2018. O si quieres donar otra cantidad no hay problema, por cada euro de más que nos dones tendrás una participación extra. Todos los donantes entrarán en el sorteo de un lector de e-books con todos los libros de Internet Culture grabados en su interior. ¿Te lo perderás por 1 euro?
Puedes hacerlo con Paypal o con tarjeta. Ayudanos a traer cultura y gana un lector de epubs de última generación.
Si no aparece aquí el botón "START MINING" es que necesitas desactivar tu bloqueador de publicidad (No para todas las webs, solo para internetculture.ovh). Así podrás usar la página sin la pesada publicidad y de paso nos ayudas a conseguir lo que buscas ;-)
Añadir un enlace a este libro
Hacer una petición de libro o un comentario

Tierra, trágame, y escúpeme en el Caribe

Era jueves, mediados de abril. Se me acababa de terminar la leche de soja y me había bajado la regla aunque, según la aplicación del móvil y mis cálculos, tenía que venir una semana después, pero allí la tenía, en todo su esplendor. El final perfecto para otra semana perfecta. Me estaba mirando en el espejo y lo único que veía era una cara hinchada como una torta de pan y unas ojeras que parecían las de un oso panda. Que igual no era por la regla, que igual era porque me había pasado toda la noche llorando. Llevaba tres días sin lavarme el pelo y cinco sin salir de casa. Bueno, el domingo había bajado la basura, pero eso no contaba porque sólo me había puesto el abrigo encima del pijama. ¿Sabéis esas personas que iluminan una sala con su belleza y personalidad? Pues yo soy la que se apoya en el interruptor sin querer y apaga la luz. O al menos, así me sentía. El caso es que fue verme con aquellas pintas, en el fondo de un pozo estético, y decirme a mí misma (últimamente hablaba mucho conmigo misma): Alba, tienes que hacer algo...» 

Hasta aquí, y sólo hasta aquí, quizá encuentres parecido entre esta novela y otras «de chicas». Pero a partir de estas líneas, prepárate porque vienen curvas. Ojo, si lees este libro en público corres el riesgo de que se te queden mirando cuando estalles en carcajadas descontroladas (cosa que te va a pasar casi en cada página, por cierto). Luego no digas que no te avisamos.

Era jueves, mediados de abril. Se me acababa de terminar la leche de soja y me había bajado la regla aunque, según la aplicación del móvil y mis cálculos, tenía que venir una semana después, pero allí la tenía, en todo su esplendor. El final perfecto para otra semana perfecta. Me estaba mirando en el espejo y lo único que veía era una cara hinchada como una torta de pan y unas ojeras que parecían las de un oso panda. Que igual no era por la regla, que igual era porque me había pasado toda la noche llorando. Llevaba tres días sin lavarme el pelo y cinco sin salir de casa. Bueno, el domingo había bajado la basura, pero eso no contaba porque sólo me había puesto el abrigo encima del pijama. ¿Sabéis esas personas que iluminan una sala con su belleza y personalidad? Pues yo soy la que se apoya en el interruptor sin querer y apaga la luz. O al menos, así me sentía. El caso es que fue verme con aquellas pintas, en el fondo de un pozo estético, y decirme a mí misma (últimamente hablaba mucho conmigo misma): Alba, tienes que hacer algo...» Hasta aquí, y sólo hasta aquí, quizá encuentres parecido entre esta novela y otras «de chicas». Pero a partir de estas líneas, prepárate porque vienen curvas. Ojo, si lees este libro en público corres el riesgo de que se te queden mirando cuando estalles en carcajadas descontroladas (cosa que te va a pasar casi en cada página, por cierto). Luego no digas que no te avisamos.

Título: Tierra, trágame, y escúpeme en el Caribe

Autor: Ivanka Taylor

Fecha de publicación: 2015

Descargas: 1474